Actualités Peugeot

¡Sébastien Loeb y el 208 T16 Pikes Peak pulverizan el récord de la prueba!

  • 01/07/2013
  • Peugeot Sport
Sébastien Loeb 208 T16 Pikes Peak pulverizan récord
Sébastien Loeb 208 T16 Pikes Peak pulverizan récord
Sébastien Loeb 208 T16 Pikes Peak pulverizan récord
Con un tiempo de 8'13''878 para recorrer los 20 kilómetros que llevan a la cima de Pikes Peak, Sébastien Loeb y el 208 T16 Pikes Peak no solo han ganado la carrera más alta del mundo, sino que han establecido un increíble récord tras haber desafiado los precipicios a una velocidad media de 145 km/h.
 

Sébastien Loeb, que se presentó en la zona de salida a las 7:00 de la mañana para asistir a la reunión del equipo, tuvo que armarse de paciencia antes de iniciar el tan esperado y complicado reto: la ascensión de la 91ª edición del Pikes Peak International Hill Climb. «No teníamos ninguna indicación precisa sobre la hora de salida y veía cómo las nubes se iban acumulando en la cima. La posibilidad de que empezara a llover no dejaba de torturarme». La ansiada salida se produjo hacia las 11:30, hora a la que Sébastien Loeb y el 208 T16 Pikes Peak pudieron lanzarse, por fin, al asalto de las nubes.

Tras un ascenso que rozó la perfección, Sébastien Loeb y el 208 T18 Pikes Peak cruzaron la línea de meta solo 8'13''878 después de la salida... Un resultado impresionante, que permitió al equipo francés batir con un amplio margen el récord de la prueba, hasta entonces en posesión de Rhys Millen, que había logrado un crono de 9'46''164. Esta mejora de más de un minuto y medio es sencillamente fantástica: «Pensaba que podía lograr 8'20, o tal vez 8'15, pero lo hemos hecho aún mejor», se congratulaba el nueve veces campeón del mundo de rallies, nada más cruzar la meta.

El piloto del 208 T16 Pikes Peak superó los retos de esta prueba extrema con total maestría: «Estaba un poco ansioso en el momento de la salida, porque esta subida representaba la culminación de ocho meses de trabajo para todo el equipo de Peugeot Sport y para nuestros socios, Red Bull, Total y Michelin. Dudaba entre atacar fuerte o asegurar un buen crono pero, una vez que empezó la carrera, no pude evitar llevar al límite este fantástico coche».

Sin lugar a dudas, Sébastien Loeb vivió en Pikes Peak una jornada inolvidable. El piloto del 208 T16 Pikes Peak nos cuenta cómo se siente tras la consecución de este récord histórico.

¿Qué se siente al conseguir este formidable récord?

¡Es un gran momento! Cuando sabes todo el trabajo realizado por el equipo de Peugeot Sport para preparar esta carrera, es maravilloso. Son ocho meses de preparativos y un coche hecho ex profeso para esta prueba. Tanto el equipo como  nuestros socios, Red Bull, Total y Michelin, tenían grandes expectativas. Y, finalmente, me vi en la línea de salida con esa fabulosa máquina entre las manos, diciéndome: «ahora me toca a mí». Todas las pruebas habían salido bien. Sabíamos que estábamos preparados para obtener un buen crono, pero todavía teníamos que llegar a la cima conjuntándolo todo. ¡Y lo hicimos!

¿Cómo fue el ascenso?

Ataqué fuerte. Antes de la salida no tenía muy claro qué hacer: ¿debía rodar a mi ritmo o intentar alcanzar un verdadero récord? Arranqué y me sentí bien en el coche. Ataqué fuerte de principio a fin, logrando un crono de 8'13. Sabía que era capaz de hacer 8'20, incluso 8'15, pero lograr un resultado por debajo de 8'15, el máximo teórico calculado por ordenador, ¡es una auténtica pasada! Creo que es un gran récord...

¿Qué sensaciones experimentaste al volante de este Peugeot 208 T16 Pikes Peak de 875 caballos en una carretera de esas características?

¡Unas sensaciones increíbles! Es totalmente diferente de lo que sientes en un rally o en un circuito. Es una combinación de ambos: las increíbles prestaciones de un coche de carreras, parecido a un coche de Le Mans ,con más aceleración que un F1, rodando por una pequeña carretera de montaña, tipo rally, con grandes barrancos. No hay ningún margen de error. La presión es enorme, pero las sensaciones son también alucinantes.